Customer Navigation

Estres Durante El Embarazo: El Desarrollo Cerebral Del Bebe Durante El Embarazo

Estrés Durante El Embarazo: El Desarrollo Cerebral Del Bebé Durante El Embarazo

Estres Durante El Embarazo: El Desarrollo Cerebral Del Bebe Durante El Embarazo

 

Cada persona responde de forma diferente al estrés. Un factor de estrés que deja a una persona con el corazón palpitante y los dedos temblorosos puede ser afrontado por otra con facilidad. Pero el estrés, sobre todo el crónico, no es un espectro de igualdad de oportunidades. En particular, el estrés durante el embarazo puede afectar al desarrollo del cerebro del bebé.

¿PUEDE EL ESTRÉS AFECTAR AL DESARROLLO CEREBRAL DE LOS BEBÉS?

Un equipo de investigación dirigido por la Universidad de Edimburgo demostró que los niveles de cortisol están relacionados con el desarrollo de la amígdala del bebé, una zona del cerebro conocida por su implicación en el desarrollo emocional y social en la infancia. Para el estudio, los científicos tomaron muestras de pelo de setenta y ocho mujeres embarazadas para determinar los niveles de cortisol en los tres meses anteriores. Los bebés de las mujeres se sometieron a una serie de escáneres cerebrales mediante una resonancia magnética, una exploración no invasiva que se realizó mientras dormían.

Investigadores descubrieron que los niveles más altos de cortisol de la madre estaban relacionados con cambios estructurales en la amígdala de los bebés, así como con diferencias en las conexiones cerebrales. Los médicos afirman que esto podría explicar por qué los niños cuyas madres experimentaron altos niveles de estrés durante el embarazo pueden ser más propensos a tener problemas emocionales en su vida posterior.

¿QUÉ HACE EXACTAMENTE EL CORTISOL EN EL CUERPO?

Piensa en el cortisol como el sistema de alarma de la naturaleza. Es la principal hormona del estrés que trabaja con ciertas partes del cerebro para controlar el estado de ánimo, la motivación y el miedo. Las glándulas suprarrenales -órganos de forma triangular situados en la parte superior de los riñones- producen el cortisol. Es más conocido por ayudar a alimentar el instinto de «lucha o huida» de tu cuerpo en una crisis, pero también desempeña un papel importante en una serie de otras cosas.

¿CÓMO AFECTA EL ESTRÉS AL EMBARAZO Y AL BEBÉ?

Muchos estudios independientes demuestran que si una madre está deprimida, ansiosa y experimenta estrés durante el embarazo, su hijo corre un mayor riesgo de tener una serie de problemas, entre ellos

  • TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad)
  • Trastorno de la conducta
  • Problemas emocionales
  • Deterioro del desarrollo cognitivo

TIPOS DE ESTRÉS QUE PUEDEN CAUSAR PROBLEMAS DURANTE EL EMBARAZO

Los tipos de estrés graves durante el embarazo pueden aumentar las probabilidades de sufrir ciertos problemas, como el parto prematuro. La mayoría de las mujeres que sufren estrés grave durante el embarazo pueden tener bebés sanos. Pero hable con su proveedor de atención médica si tiene estos tipos de estrés:

  • Acontecimientos vitales negativos: Son cosas como un divorcio, una enfermedad grave, una muerte en la familia o la pérdida de un trabajo.
  • Acontecimientos catastróficos: Pueden ser una serie de catástrofes naturales.
  • Estrés de larga duración: Este tipo de estrés puede ser causado por tener problemas de dinero, ser maltratado, no tener hogar o tener problemas graves de salud.
  • Depresión o ansiedad: La depresión es una enfermedad que provoca sentimientos de tristeza y pérdida de interés por las cosas que le gustan. Puede afectar a su forma de sentir, pensar y actuar y puede interferir en su vida diaria. La ansiedad es un sentimiento de preocupación o miedo a las cosas que pueden ocurrir. Si tienes estas condiciones antes del embarazo, habla con tu proveedor antes de dejar o comenzar cualquier medicamento.
  • Estrés del vecindario: Algunas mujeres pueden tener estrés por vivir en un barrio con pobreza y delincuencia.
  • Racismo: Algunas mujeres pueden sufrir estrés por el racismo y la discriminación durante su vida. Esto puede ayudar a explicar por qué las mujeres afroamericanas de Estados Unidos tienen más probabilidades de tener bebés prematuros y de bajo peso que las mujeres de otros grupos raciales o étnicos.
  • Estrés relacionado con el embarazo: Algunas mujeres pueden sentirse muy estresadas por el embarazo. Pueden estar preocupadas por la pérdida del embarazo, por la salud de su bebé. Por no hablar de cómo afrontarán el parto y el nacimiento o cómo se convertirán en madres. Si te sientes así, habla con tu médico.

EL ESTRÉS CRÓNICO EN EL DESARROLLO DEL BEBÉ Y NIÑO

El estrés crónico también puede provocar bajo peso al nacer, así como problemas físicos y psicológicos posteriores. Los bebés cuyas madres que tienen este tipo de estrés durante el embarazo son más propensos a tener problemas respiratorios y digestivos, irritabilidad o problemas de sueño en los tres primeros años de vida. También son más propensos a experimentar problemas de desarrollo con problemas cognitivos, de comportamiento, socio-emocionales y de salud. Esto sugiere que los cambios en el neurodesarrollo pueden extenderse hasta la adolescencia y la edad adulta.

REDUCIR EL ESTRÉS DURANTE EL EMBARAZO

Cada persona tiene vulnerabilidades y fortalezas únicas, y cada situación es diferente. Aunque no podamos controlar lo que nos ocurre, tenemos cierto control sobre cómo reaccionamos. Podemos cambiar nuestras respuestas al estrés mediante por medios de nutrición, sueño y actividad física moderada. Aumentando nuestro repertorio de estrategias emocionales para afrontarlo y buscando el apoyo de los demás ayuda. Una sólida red de apoyo formada por la pareja, la familia y los amigos puede amortiguar los efectos nocivos del estrés. Se ha demostrado que técnicas como la meditación y la atención plena reducen el estrés y mejoran los resultados del embarazo y la salud física.

PENSAMIENTO FINAL

No estás sola si te sientes estresada durante el embarazo: es perfectamente normal. Los factores de estrés cotidianos que sienten las mujeres embarazadas no suelen afectar a la salud de la madre o del bebé. Es el estrés crónico lo que debes tener en cuenta. No sólo afecta a tu propia salud -embarazada o no- sino que puede complicar el parto y el desarrollo del bebé. La buena noticia es que hay muchas maneras de mantener el estrés a raya. Tómate un poco de tiempo extra para cuidarte sin sentirte culpable. Conocer tus opciones para aliviar el estrés e incorporarlas a tu vida puede ayudarte a que estos días sean más suaves y a que tú y tu bebé estéis más sanos.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario